El mercado de cámaras compactas no ha muerto, pero los fabricantes y modelos son menos y los precios suben

0
131
Compartir
Lo último que se dice, se comenta, se rumorea en el terreno de las cámaras compactas es que uno de sus protagonistas podría estar planteándose el adiós.

Parece que Casio anunciará en breve el cierre de este negocio y por ello no está demás echar un vistazo a las cifras y el estado del mercado de cámaras compactas.

Lo que era una compañera de viajes y la sucesora natural de las cámaras de carrete está viendo un ocaso sobre todo desde que los móviles son teléfonos a una cámara pegados, con resultados que impresionan bastante sobre todo teniendo en cuenta las dimensiones y que al fin y al cabo acaban haciendo que para muchos ámbitos prescindamos de llevar o comprar una cámara a parte. Los números de los últimos años denotan que son algo de ámbito cada vez más reducido, pero siguen vendiéndose aunque no al precio de hace unos años.

Un descenso que se veía venir desde la cúspide

Es lógico que ya sin repasar cifras y datos señalemos con el dedo acusador al smartphone como verdugo progresivo de las compactas por los aspectos que estábamos comentando en la introducción. De hecho, aquí ya en 2012 cómo las ventas de compactas Canon, Nikon y Sony caían considerablemente, relacionándolo con dos tendencias al alza: la fotografía móvil vinculada al florecimiento de redes sociales y el aumento de ventas en cámaras más especializadas, como las sin espejo.

En 2012 las ventas de compactas de Canon, Nikon y Sony ya caían

En 2014 Time ya pronosticaba que “nunca más íbamos a comprar una compacta” en vista de los datos que CIPA (Camera and Imaging Product Association) publicaba con respecto a las ventas de cámaras, en las que ya se veía que en 2013 los smartphones empezaban a canibalizar a las cámaras compactas. Pese a tratarse de los datos de CIPA (mayormente japoneses), en el medio ya apuntaban los motivos que con el tiempo hemos podido comprobar casi sin estudiar los números: que la calidad de la fotografía de los móviles ha ido creciendo (y lo que le queda) y que el paradigma de la fotografía estaba cambiando por el modo de compartirla (y ahí ganan lo smartphones por apps, conectividad y rapidez del flujo de trabajo, sobre todo en terreno amateur).

Esto se ve más claramente en un gráfico que Petapixel publicaba en 2017 y del que ya hablamos también aquí (a partir de datos de CIPA, de nuevo), viendo como en 2012 las ventas de compactas ya experimentaban su descenso mientras que las sin espejo (aunque bajando a posterior) superaban a las DSLR. Y por encima de todo esto la subida casi exponencial de ventas de smartphone, viendo que en 2016 el 98,4% de la cámaras vendidas formaban parte de un smartphone y que el resto se repartía en los distintos tipos de cámara con un 0,8% para las compactas, un 0,5% para las DSLR y un 0,2% para las sin espejo.

Cipa Pp 01Datos de ventas de cámaras y smartphones de CIPA. El gráfico completo (en la imagen está cortado) en Petapixel.

Ese año era Nikon quien hacía otro guiño a esta decadencia de las cámaras compactas, cancelando la fabricación de la serie DL para centrarse en las DSLR de gama alta, los objetivos y las cámaras sin espejo. Canon, Sony, Panasonic y otras marcas se mantuvieron aparentemente estoicas hasta día de hoy pese a la bajada en ventas, siendo Casio la que tiene las papeletas de ser la siguiente en abandonar el barco.

Unidades distribuídas de cámaras digitales hasta 2017. (Fuente: CIPA)
Venta de compactas
Venta de compactas en los mercados chino, ruso, indio, ruso y americano (Centro y Sudamérica). (Fuente: CIPA
Las cámaras compactas en 2018

Venderse aún, se venden y lanzarse aún, se lanzan. En los escaparates físicos y digitales aún vemos compactas y de hecho llegó a nacer la división de compactas avanzadas, que quedarían en la escala de complejidad o los tipos de cámara por debajo de las bridge, las DSLR y las sin espejo. La Panasonic Lumix TZ200 es por ejemplo una compacta bastante reciente, quedando por unos 700 euros.

Un precio que no es el que vemos para las compactas más sencillas, las que en su momento sí tuvieron su auge (según lo que veíamos antes, hasta más o menos 2011) y tampoco a esos precios.

Panasonic Lumix Tz200La Panasonic Lumix TZ200.

Pero eso sí, aunque se mantenga aún cierto abanico de precios, viendo los datos del último informe de CIPA (que refleja hasta el 2017) podemos observar que el precio de las cámaras en general ha subido al menos en Japón desde 2011 y las compactas no han escapado a esta tendencia. Es decir, desde 2011 se venden menos cámaras pero de media a un precio mayor que hasta ese año (sobre todo estas más especializadas que hemos comentado, con 4K, zoom y otras características más avanzadas).

Cipa PrecioEvolución de los precios de cámaras digitales hasta 2017. (Fuente: CIPA)

Por tanto, el precio no hace que ante la consideración de invertir en un smartphone y/o una cámara compacta necesariamente tengamos que elegir, teniendo en cuenta que hay cámaras y smartphones por menos de 100 euros. Pero cabe pensar que si optamos por un teléfono con una cámara a la última y buenos resultados (como bastantes buques insignias del momento), prescindamos de una compacta, sobre todo si las que aportarían un plus de calidad al smartphone nos cuestan casi como éste(o más).

Veremos que ocurre con Casio y el resto de marcas, pero sea por los smartphones y/o porque la demanda pueda girar hacia otro tipo de cámaras (lo cual puede ser inherente a la mejora de los smartphones, si el usuario busca algo claramente por encima de lo que logran éstos) y aunque en 2017 haya habido un 3,3% más de ventas de compactas que en 2016, la previsión de CIPA es que para el siguiente veamos de nuevo una bajada. De momento ahí siguen, aunque cada año hay un número menor de modelos.

Cipa Numero De Nuevos Productos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here