/LG, líder en innovación tecnológica para el entretenimiento

LG, líder en innovación tecnológica para el entretenimiento

Compartir

Aunque durante sus primeros 65 -70 años de existencia, los televisores experimentaron una evolución lenta, a finales del siglo pasado su desarrollo inició un impresionante y acelerado trayecto que ha hecho posible que hoy, tan solo 20 años después, dispongamos no solamente de pantallas planas y ultradelgadas sino de funciones inteligentes e imágenes tan nítidas como la realidad misma. 

Los sistemas de recepción de imágenes y sonidos a distancia por medio de ondas hertzianas, conocidos como televisores, evolucionaron de forma progresiva, experimentando cambios tanto en forma y tamaño, como en su tecnología.

CRT TV. El primer televisor en blanco y negro, surgió en los años 50 y tuvo un gran impacto en el mercado.  El grosor era en promedio de 35 cm y la resolución, SD (Standard Digital Television).

PLASMA. Las primeras pantallas planas surgieron en los años 90 eran de plasma. Funcionaban mediante sistema de auto-luminiscencia y presentaban colores más claros y naturales.  En estas la frecuencia de cuadros por segundos era más alta por lo que ofrecían  imágenes mucho más fluidas.  El grosor se redujo a 100 mm y la resolución podía ser SD, HD a Full HD.

Las pantallas de cristal líquido surgieron en la primera década del siglo actual.   Estas funcionan por medio de retro-iluminación, es decir, requieren una fuente de luz fija.  El panel de cristal líquido se divide en pixeles y está colocado delante de la fuente de luz.  Consumen menos energía que un plasma.  El grosor es de 38.6 mm y la resolución, HD y FULL HD.

Los televisores LED hicieron su aparición en 2009 y unieron lo mejor de las dos tecnologías que les precedieron, Plasma y LCD. Estos utilizan diodos LED para su retro-iluminación, en vez de tubos fluorescentes LCD.  Los distingue su diseño delgado (38.6 mm), el contraste de imagen mejorado y ahorro de energía de 25% a 30% frente a un LCD. La resolución va de HD, FULL HD y UHD.

OLED. Los televisores OLED (Organic Light-emitting Diode) salieron al mercado en 2016 y constituyen el salto más reciente e importante de la industria.  Estos son los únicos capaces de reproducir el color negro perfecto y colores más intensos. Ofrecen la resolución de imagen más alta disponible y el diseño más fino del mercado, con grosor que puede llegar a los 2.57 mm.  También son  los únicos que reproducen el formato Dolby Vision de Netflix, el cual aporta el máximo realismo a las imágenes.  Ofrecen resolución FULL HD y UHD.

LG Electronics fue el primer fabricante en desarrollar y comercializar la tecnología OLED en tamaños grandes (desde 55” hasta 77”) en el mundo y continúa siendo el único en ofrecer una gama de modelos que incluye el diseño Picture-on-Wall de la serie LG SIGNATURE OLED TV.

En los paneles OLED cada pixel emite su propia luz, lo cual significa que estos pueden estar individualmente encendidos o apagados por completo para dar como resultado niveles perfectos de negro y mayor detalle en escenas oscuras.  La calidad de detalles es aún más rica gracias a la tecnología Super UHD Nano Cell, exclusiva de LG, la cual genera un espectro de mil millones de colores, 64 veces más que los televisores normales.  Esto resulta en un contraste infinito que los

LCD LED no pueden ofrecer.

Esta innovación permite que el televisor ofrezca una reproducción de color increíblemente precisa, incluso en ángulos de visión amplios, de manera que la visualización es perfecta  para todos los espectadores, independientemente del lugar donde se sitúen en una sala.

Los televisores LG OLED y LG SUPER UHD también reproducen múltiples formatos HDR, incluyendo HDR10, Dolby Vision y el nuevo estándar HLG HDR. Además, todos los televisores LG 2017 incorporan la plataforma web de Smart TV webOS 3.5, la cual permite navegar entre opciones de contenido de forma simple y rápida.  Este sistema operativo cuenta con sensor de movimiento, reconocimiento de voz y acceso directo a aplicaciones como Netflix y Amazon, entre otros.

Los televisores de LG cuentan con un escalador de imagen que mejora en gran medida la imagen proveniente de una señal normal o en un formato con resolución inferior.