/Marie Destarac, Guatemalteca Ilustre Orator 2017

Marie Destarac, Guatemalteca Ilustre Orator 2017

Compartir

LA PODEROSA HISTORIA DE UNA GUATEMALTECA QUE SIEMPRE LUCHÓ POR SUS SUEÑOS

Por: Marie André Destarac

Nací y crecí en la ciudad de Guatemala en el seno de una familia que me enseñó a luchar por alcanzar todo aquello que me propusiera.  En nuestra familia no existía en nuestro vocabulario la palabra “imposible”.

Desde mi infancia sentía una gran fascinación por el arte, la literatura y el Antiguo Egipto, mis papás pensaron que estudiaría una carrera humanística, pero al final me decidí por la Ingeniería Electrónica. Faltando poco para terminar mis estudios, tuve oportunidad de hablar con varios médicos sobre las necesidades que tenía el sector y que la ingeniería podría resolver. Gracias a ello, me involucré en una serie de proyectos de los que aprendí mucho y que me hicieron descubrir mi verdadera pasión: desarrollar dispositivos médicos.

Desde hace 6 años vivo en Madrid, España. Llegué con dos maletas, todos los ahorros que pude reunir, pero sobre todo con mucha ilusión por cumplir mis sueños, decidí estudiar una maestría en robótica.  Me apasionaba lo que hacía, le dediqué muchas horas al estudio, por lo que gané una beca en España para terminar la maestría y posteriormente obtuve otra oportunidad para estudiar un Doctorado en Robótica de Rehabilitación, el cual finalizaré en diciembre de este año.

Pero una de las mayores oportunidades de mi vida llegó cuando me ofrecieron una posición laboral en Aura Innovative Robotics, una empresa española que desarrolla dispositivos médicos.  Mi trabajo me permite compaginar mi investigación doctoral con las labores que desempeño en la empresa y me produce mucha alegría pensar que muy pronto veré el fruto de todas esas horas que le dedicamos a lo que hacemos, porque los pacientes y los médicos podrán aprovechar las herramientas que estamos diseñando para ellos.

Ser reconocida como Guatemalteca Ilustre Orator 2017 es un gran honor para mí y agradezco mucho este reconocimiento que me impulsa a seguir adelante con mis sueños. Desde el momento en que me lo hicieron saber hasta el día de hoy, he sentido un gran apoyo y cariño por parte de Seguros Universales y eso ha hecho la experiencia aún más especial.  Confío en que mi ejemplo pueda inspirar a otros jóvenes a atreverse a luchar por sus sueños y a no dudar en que pueden hacer todo aquello que se propongan.

Llevo grabada en mi mente una frase que mi tía abuela me decía cuando yo tenía dudas sobre si podría alcanzar mis metas: “¿Y por qué no?”. Hoy sé que los sueños más grandes se pueden cumplir, pero que no caen del cielo, debes luchar por ellos.  Aquellas metas que se ven lejanas y en lo más alto, se pueden alcanzar si no se pierde el paso y el ánimo, pero más poderoso que eso, es tener confianza y fe en nosotros mismos.

Llevo 11 años trabajando en el campo de las aplicaciones médicas y eso me ha permitido formar parte de equipos de investigación en Guatemala, Japón y España. Cada día en mi vida trae retos muy grandes y es inevitable que las dudas aparezcan, pero ¿por qué no llevar a límites más altos una meta o un sueño? ¿Por qué no luchar por una ilusión? ¿Por qué no hacer realidad un sueño? Dime ¿y por qué no?…